Perros

Epilepsia en Perros: Todo lo que debes saber

Existen diversos problemas de salud que pueden afectar a nuestras mascotas, entre ellos es posible destacar un trastorno neurológico capaz de ocasionar ataques convulsivos en aquellos caninos que lo padecen y se le conoce como Epilepsia en perros.

Los perros son animales domésticos muy populares en la actualidad, y es que estos fieles compañeros han pasado de ser solo mascotas a convertirse en un integrante más de cada familia. Si tu perro padece de este trastorno o te interesa conocer todo lo relacionado a la epilepsia en perros, este artículo es para ti.

¿Qué es la Epilepsia?

La Epilepsia, como mencionamos anteriormente, es un trastorno neurológico que puede deberse a diferentes causas y que se manifiesta con la aparición de actividad eléctrica inusual o anormal en el cerebro de quien lo padece. Esta actividad eléctrica anormal, produce síntomas físicos que se traducen en convulsiones.

En general, se conoce como Epilepsia al trastorno y se entiende como convulsión al síntoma físico de ese trastorno.

¿Qué es una convulsión?

Una convulsión es un episodio que se manifiesta como síntoma de trastornos neurológicos, como el caso de la epilepsia. Estos episodios epilépticos en perros pueden ser de duración, intensidad y forma variable, de acuerdo a las características particulares de la patología que padezca quien los manifieste.

Las convulsiones en perros que padecen epilepsia varían de acuerdo a la zona afectada en su cerebro y pueden ser focalizadas, generalizadas o una combinación de ambas. Sin embargo, cualquiera que sea su tipo, suelen durar segundos o pocos minutos y detenerse por sí solas.

Básicamente una convulsión es una sacudida del cuerpo del perro, con movimientos repetitivos de intensidad y duración variada, que pueden darse en todo el cuerpo en general o bien alguna extremidad o parte específica. Este movimiento en algunos casos puede ir acompañado por otros signos como rigidez, parpadeo, salivación y más, que cesan de forma tan súbita como aparecen.

Las convulsiones durante la epilepsia en perros ocurren mayormente en la noche o cuando el animal duerme, debido al estado de reposo en que se encuentra, el cual ocasiona que se manifieste la actividad epiléptica.

¿Cualquier perro puede tener epilepsia?

En líneas generales, al igual que las personas, cualquier perro puede sufrir de epilepsia. Sin embargo, algunas razas son más propensas que otras y las causas de este trastorno pueden ser variadas, como:

  • Aparición espontánea.
  • Aparición por envenenamiento o intoxicación.
  • Aparición secundaria a otras enfermedades.
  • Aparición secundaria a trastornos cerebrales.

Cualquiera que sea la causa, la epilepsia en perros puede afectar su vida normal, pero también puede ser diagnosticada y tratada por un veterinario.

¿Cómo saber si mi perro tiene epilepsia?

Existen varios signos de alerta que puedes identificar si sospechas que tu perro sufre de epilepsia. Si identificas alguno de estos síntomas, debes llevar a tu mascota al veterinario para que le realicen un diagnóstico formal.

Puedes sospechar que tu perro padece de epilepsia si notas algunas de las siguientes manifestaciones:

  • Cambios radicales de comportamiento.
  • Movimientos de sacudida involuntarios.
  • Movimientos de los párpados o sacudidas de la cabeza de forma repetitiva a manera de tic nervioso.
  • Salivación excesiva acompañada de ausencias o miradas perdidas.

Estos son algunos de los signos que te pueden alertar si algo no anda bien con tu perro.

¿Cómo se diagnostica y se trata la epilepsia en perros?

Un médico veterinario será el especialista que se encargue de diagnosticar y tratar a tu perro. La epilepsia puede diagnosticarse gracias a la evidencia del comportamiento que manifieste tu perro, además el veterinario indagará si se debe a una intoxicación, apoyándose en exámenes sanguíneos y determinará la presencia de epilepsia incluso empleando herramientas de diagnóstico como electroencefalogramas o resonancias magnéticas.

El tratamiento farmacológico de la epilepsia en perros, al igual que en las personas, va enfocado a disminuir la aparición e intensidad de los ataques, ya que la epilepsia no puede curarse.

No obstante, si se trata de un trastorno secundario a un tumor o una intoxicación, el tratamiento se enfocará en la extirpación del mismo o desintoxicación del perro en cada caso, para aliviar los síntomas y atacar la causa directamente.

¿Qué síntomas puede tener un perro con epilepsia?

Si has llevado a tu perro al veterinario y le han diagnosticado epilepsia, es importante que conozcas los síntomas puede presentar, sobre todo si aún no está recibiendo tratamiento para ello.

  • Previo a las convulsiones, el perro entra en una fase de aura o pródromo en la que su comportamiento cambia y se vuelve inquieto, alterado o incluso asustadizo.
  • Seguidamente se presentan las convulsiones, en las que el perro entra en un estado de rigidez, sus patas se tornan rígidas, al igual que su cabeza, se cae de lado y comienza a sacudir sus extremidades, salivar excesivamente, parpadear e incluso puede que se orine o defeque involuntariamente.

Estos episodios por lo general duran 1 o 2 minutos y se detienen, pero es entendible que te ocasionen mucho temor y preocupación. Debes saber que tu perro en ese momento no es consciente de lo que le pasa y tampoco siente dolor, es cuestión de que sea tratado y lo mantengas vigilado, no debes preocuparte a menos de que la convulsión no ceda a los pocos minutos, y en tal caso deberás llevarlo a un servicio de urgencias para que sea medicado de inmediato.

  • Por último, tu perro demostrará un comportamiento post-ictal, en el que estará sumamente quieto e incluso inmóvil por un rato, luego parecerá algo desorientado o inseguro, por algunas horas. Algunos perros pueden presentar hambre o sed excesiva luego de un ataque convulsivo e incluso en algunos casos pueden estar algo irritables y no reconocer a quienes los rodean, pero esto es poco frecuente.
  • En ciertas ocasiones la convulsión puede ser focal y tu perro tendrá espasmos solo en ciertas áreas o parpadeos a manera de tic y presentar un comportamiento inquieto. En estos casos puede solo detenerse o convertirse en una convulsión generalizada y presentar todos los síntomas descritos anteriormente.

¿Qué debo hacer si mi perro tiene epilepsia?

Si tienes un perro con epilepsia lo más importante es mantener su control con un médico veterinario y darle los medicamentos recetados al pie de la letra.

Durante un episodio convulsivo es importante mantener la calma y seguir los siguientes consejos:

  • Procura que esté recostado en una superficie blanda durante la convulsión, para evitar que se lastime.
  • No intentes sujetarlo para detener la convulsión, ya que podrías hacerle daño, esta se detendrá por sí sola.
  • Asegúrate de calmarlo y confortarlo cuando haya finalizado la convulsión, pero no intentes presionarlo u obligarlo a acercarse porque puede estresarse con facilidad.
  • Es bueno que cuando haya tenido una convulsión se recupere en un lugar seguro y conocido para él, además, para que esté lo más tranquilo posible debes darle su espacio manteniéndote cerca sin presionarlo.

Para finalizar, lo más importante que debes hacer ante la epilepsia en perros es mantenerte informado sobre todo lo relacionado a ello, para que puedas estar preparado y sepas cómo actuar en estos casos.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba