Perros

¿Por qué mi perro no come?

De vez en cuando notamos que nuestro perro está dejando la comida o está comiendo menos. Las razones de esta disminución en el apetito en tu mascota pueden ser varias y suelen ocurrir debido a alguna causa física. En este artículo intentaremos contestar a la interrogante sobre ¿por qué mi perro no come?

Factores a considerar sobre el comportamiento de tu perro
Cuando

Cuando un perro no siente hambre normalmente se debe a alguna razón física, ya que ellos no son como las personas, que dejamos de comer por razones psicológicas. Entonces para tener alguna idea sobre lo que le pasa a tu mascota, debes observar su reacción cuando le pones la comida:

  • Si no se acerca al plato y lo ve con indiferencia, es probable que la falta de apetito se deba a alguna clase de padecimiento infeccioso o algún parásito.
  • Si ves que se acerca al plato pero no prueba la comida, lo más probable es que tenga apetito, pero algún padecimiento doloroso le impide comer. Puede ser dolor en la garganta o alguna alteración en los dientes.
  • Si se acerca a la comida y la huele, pero no la prueba, es probable que simplemente no le guste lo que le estás sirviendo, quizá esté aburrido de comer siempre lo mismo; en ocasiones, incluso golpean el plato o lo vuelcan. Prueba variar su dieta u ofrecerle comida casera de vez en cuando. En este caso, presta atención a los ingredientes y asegúrate de que sean adecuados para tu perro, no siempre lo que es bueno para ti es bueno para tu mascota.

Siempre debes tener presente que una alimentación con déficit de proteínas también puede ser la razón por la que tu perro no tiene apetito. Dale pienso seco de alta calidad, que le proporcione a tu mascota la cantidad necesaria de nutrientes. Entonces, si te preguntas por qué tu perro no come son muchos los factores que pueden involucrarse en un problema de este tipo.

Posibles causas que generan falta de apetito en tu mascota

Posibles causas que generan falta de apetito en tu mascota

A medida que el perro envejece, va perdiendo el olfato y esto puede restarle interés por la comida, ya que el aroma no le atrae. También en estos casos padecen más dolores en lugares como la mandíbula, pueden sufrir de artrosis o incluso problemas dentales, por lo que es conveniente que se busque el pienso que sea adecuado a su edad.

Si te fijas en tu mascota y notas que está adelgazando, o si te das cuenta de que su negativa a comer se prolonga durante varios días, debes acudir al veterinario, ya que podría estar sufriendo de un problema grave.

Cuando se trata de alguna enfermedad, lo más frecuente es que presente varios síntomas adicionales a la falta de apetito. A continuación te presentamos algunos de estos casos y qué puedes hacer ante cada uno de ellos.

El perro está enfermo y no quiere comer

Hay una gran cantidad de enfermedades que pueden quitar el apetito al perro, por ejemplo el parvovirus. Es muy importante que lo lleves a revisar con un especialista para descartar cualquier enfermedad.

Normalmente, la falta de apetito suele venir acompañada de otros síntomas, como letargo, apatía, diarrea, entre otros. Algunos medicamentos y vacunas provocan también una disminución del apetito.

Si tu perro sigue sin comer tras finalizar el tratamiento o demasiado tiempo después de haberse vacunado, llévalo al veterinario.

El perro no come y está triste

Lo primero a tener en cuenta en este caso es que los perros son animales sociales y pueden mostrarse tristes y decaídos por muchas razones, por ejemplo:

  • La perdida de alguien con quien estaba apegado, sea quien sea su dueño o simplemente un amigo animal, tu perro puede sufrir una depresión que le provoque la merma del apetito, además de un estado de ánimo triste. Podría incluso dejar de beber, en este caso debes tratar de que tome agua en pequeñas cantidades, ya que si no bebe, se deshidratará rápidamente. Si no lo logras, acude inmediatamente a tu veterinario o si pasan más de tres días sin que coma, también deberás llevarlo.
  • Peleas con otros perros, esto puede hacer que tu perro comience a sentir inseguridad, generando un estado depresivo que puede ir de la mano con la falta de apetito. Debes tratar de devolverle la confianza, sacándolo a pasear y procurando que socialice nuevamente. Los refuerzos positivos son muy útiles en estos casos.
  • Un cambio radical, por ejemplo un cambio de casa, la llegada de un bebé u otro animal son situaciones que pueden llevar a un estado de depresión en el perro. En este caso trata de mantener la mayor cantidad de rutinas que puedas con tu mascota, para que sienta que aún tiene una familia.

El perro no come y vomita

Los perros vomitan con bastante frecuencia y generalmente la causa es el consumo de cosas que no pueden digerir, como la hierba o una sobrealimentación; ya que los perros compiten por la comida, ingiriendo tanto como pueden tragar. Ingerir más de la cuenta deriva en un vómito posterior, para eliminar el exceso de alimento. También pueden vomitar cuando están disgustados o por ansiedad.

Como cuidador de una mascota, nunca debes descartar la probabilidad de que tu mejor amigo haya ingerido algo que lo envenenara. Los perros por curiosidad suelen masticar y tragar casi cualquier cosa, es importante que descartes esta posibilidad acudas a tu veterinario si sospechas que esto haya ocurrido, ya que el envenenamiento por ingesta de algún tipo de sustancia nociva, siempre será una posibilidad.

Otra causa frecuente del vómito es la presencia de una enfermedad de origen infeccioso o crónico en el organismo de tu perro, como pueden ser problemas con el riñón, el hígado o la diabetes. Es vital analizar el vómito para entender su causa, por eso acude al especialista para establecer el diagnóstico adecuado, ya que algunas veces el vómito es un síntoma de enfermedades graves.

Lo que el vómito puede decirte sobre su estado de salud

Es importante entender cuando el vómito es un verdadero síntoma de alarma, por lo cual es necesario saber qué significado tiene la forma en que el perro vomita. Si el vómito es persistente, con arcadas y devolución de un líquido espumoso, suele indicar que tiene irritación estomacal, como en el caso de la gastritis aguda.

También puede deberse a pancreatitis aguda, obstrucción del flujo gástrico, obstrucción intestinal o peritonitis. Si tu perro sufre arcadas pero no vomita, puede ser que tenga una dilatación. En caso de que los vómitos se acompañen con diarrea, podría tratarse de una enteritis infecciosa.

Ahora bien, si el vómito es ocasional y tiene poco apetito, con mucha frecuencia se considera un síntoma de una enfermedad del hígado o del riñón, también puede ser síntoma de una inflamación crónica, úlcera estomacal o duodenal, diabetes o presencia de algún parásito. Por lo general, la mascota se muestra apática y en este caso normalmente debes buscar la alimentación adecuada para ayudarlo a superar estas patologías.

Cuando el vómito tiene trazas de sangre, las causas más comunes son la úlcera gástrica y duodenal, un tumor gástrico o la presencia de cuerpos extraños en el tracto intestinal. Un vómito fecal o con olor fétido, indica una obstrucción intestinal o peritonitis. Llévalo a tu veterinario inmediatamente.

Ante la más pequeña duda o preocupación acerca de la seriedad del vómito, tienes que acudir a la asistencia veterinaria.

Otras manifestaciones de cuidado

Si además de que tu perro no coma, bebe mucha agua y orina con más frecuencia de lo normal, esto puede ser indicador de un mal funcionamiento del riñón, ya que en este caso los riñones no logran concentrar la orina y por eso el perro no puede controlarla, lo que ocasiona la consiguiente deshidratación y sed.

Con mucha frecuencia la falta de hambre se encuentra entre los síntomas visibles, así como la apatía, depresión, sequedad del pelo o aliento con olor a amoníaco

Algunas recomendaciones para que tu perro coma

recomendaciones para que tu perro coma

Si sospechas que está aburrido de la dieta habitual, cámbiala o combínala de vez en cuando con algo apetitoso. Una buena opción son los alimentos caseros, pero antes consulta a tu veterinario para saber cuáles son adecuados para tu perro.

  • No cocines con sal, eso es importante.
  • Puedes darle yogur natural, esto es algo que a la mayoría de los perros les encanta, mezclado con su pienso habitual los incentiva a comer.
  • También le puedes dar un huevo cocido y se volverá loco; además se trata de un alimento que incluye todos los aminoácidos esenciales.
  • Si habitualmente consume pienso seco, prueba darle alguna lata de comida húmeda para perros.

Esperamos que este artículo te haya sido útil para responder a tu interrogante sobre ¿por qué mi perro no come?, sabemos que esto suele ser un gran motivo de preocupación, ya que ellos no son capaces de decirnos lo que sienten.

En cualquier caso debes acudir al veterinario si el problema persiste y estar atento de que la alimentación que le estás proporcionando sea la adecuada para su edad y estado de salud. También debes asegurarte de que la comida del perro esté almacenada correctamente y de no ser así, debes verificar que se encuentre en buen estado.

Te recomendamos este artículo: Alimentos que no puede comer un perro

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba