Gatos

¿Por qué maúllan los gatos?

El gato es un pequeño representante de los felinos que puede ser domesticado, suelen ser hermosos, de pelaje suave, vistosos y con ojos penetrantes de colores asombrosos; ellos son desde hace muchos años el compañero de casa perfecto para toda la familia.

Estos inteligentes animales hábiles y curiosos, tienen una manera muy particular de comunicarse, pues aunque son mascotas de carácter independiente, si sienten que necesitan cuidados o cariño por parte de su dueño humano maullarán para hacérselo saber.

Los maullidos son su forma de expresarse tanto con el ser humano como con otras especies de animales, por esta razón el gato produce diferentes maullidos que indican lo que quiere o su estado de ánimo.

¿Qué son los maullidos?

Los maullidos son los sonidos que emiten los gatos, a manera de sello característico e inconfundible. Para generar estos sonidos, los gatos toman aire y lo sacan de manera singular, cerrando la boca gradualmente. Puede durar entre una fracción de segundo hasta varios segundos, como si se tratara de un suspiro largo y pronunciado.

Entre los maullidos existen muchas variantes, si les prestas atención puedes escuchar que algunos suenan como un ‘meee’ otros son más como un ‘miau’ o ‘miraauu’ muchas son las combinaciones y los sonidos vocalizados que pueden emitir los gatos, incluso algunos pueden iniciar o terminar con un sonido especial como un trino o un gruñido.

Desde que nacen todos los gatos saben maullar, es parte de su instinto y lo van desarrollando a medida que crecen. Este repertorio natural de sonidos va cambiando y le van agregando variantes como si estuvieran aprendiendo a hablar de a poco.

Necesidad de comunicación felina

Con apenas un día de vida los gatos emiten sus primeros maullidos, por ejemplo, si llegaran a quedarse solos y separados de la madre o de los otros gatitos, maullarán sin cesar debido a la nostalgia y la soledad.

La necesidad de comunicación de los gatos es instintiva y se desarrolla más cuando crecen entre humanos, pues es su manera de llamar la atención, esto hace que se puedan distinguir los diferentes tipos de maullidos.

Aunque el nivel de domesticación que tienen los felinos los ha hecho desarrollar este tipo de comunicación, no tienen un maullido específico que se pueda utilizar como un código de interpretación. En la mayoría de los casos, los gatos y sus dueños tienen su propio código de maullidos, por lo cual un gato puede expresar sus necesidades y su dueño saberlas reconocer.

Relación entre el gato y su dueño

Según estudios realizados, este tipo de comunicación entre gato y propietario se desarrolla dependiendo del comportamiento del humano. Si cuando el humano escucha el maullido de su mascota le estimula con una respuesta inmediata, como por ejemplo una acaricia, abrirle la puerta o darle comida, el gato inteligentemente descubre que puede utilizar los maullidos para llamar la atención.

La creación de este tipo de código es un proceso un tanto largo pero no es difícil, solo se le debe prestar a tención a los maullidos, es como si el gato y su dueño se entrenaran mutuamente. Con pruebas y aciertos se irán descubriendo cuáles son los maullidos más eficaces para entenderse mutuamente.

Cabe resaltar que en este proceso se debe prestar atención a no dejar que la mascota tome el control de la situación, por ejemplo si un gato maúlla porque quiere salir al jardín y su propietario se apresura y le abre la puerta, estará potenciando el maullido del gato, quien inteligentemente lo volverá a utilizar para conseguir el mismo resultado.

Si en algún momento el propietario no se apresura a abrir la puerta, los maullidos se volverán más intensos y prolongados hasta que el gato obtenga lo que quiere.

Si por la intensidad de los maullidos el dueño de la mascota lo complace, también quedará en la memoria del felino utilizar esa información en el futuro, pues ha encontrado la manera de conseguir lo que quiere.

Este tipo de comportamiento se debe controlar, pues si el gato se despierta temprano por la mañana o en medio de la noche y quiere algo comenzará a maullar de manera intensa, hasta que te levantes y lo complazcas.

Existen algunos gatos con tendencia a maullar, especialmente las razas de origen oriental y los siameses, a quienes vas a escuchar todo el tiempo, incluso a veces maúllan sin motivo alguno.

En resumen, la habilidad de aprender a maullar imitando las vocalizaciones humanas y utilizarlas como un medio para comunicarse con su dueño, es un efecto de la domesticación del gato.

Significados de los maullidos

Los gatos tienen esa comunicación especial con sus propietarios, por lo cual son ellos quienes mejor saben lo que significan los maullidos según el contexto y otras señales importantes como los gestos faciales del gato, su carácter y su estado emocional en el momento del maullido.

En función de cómo se sienta el gato en el momento y con cuánta urgencia requiere que hagas algo por él, cambiarán los tonos de los maullidos, que serán más intensos si los animales se encuentran más emocionales.

Cuando un gato siente que está en una situación desagradable para él, como por ejemplo una visita al veterinario, los maullidos son más largos, guturales y con un tono que empieza alto y luego va descendiendo.

Por el contrario, si el gato sabe que van a consentirlo y está esperando que su dueño le prepare la comida, se siente contento y emocionado porque va a recibir lo que le gusta, en este caso los maullidos tienden a ser cortos, con un tono agudo y su entonación al final es ascendente.

Los maullidos no solo son un indicador de que tiene hambre, necesita salir o quiere mimos y caricias por parte de su dueño, también son un buen indicador de la salud de los mininos.

Si un gato tiene alguna molestia o siente algún dolor, lo sabrás porque maullará de manera diferente al resto de los casos, además lo podrás corroborar cuando lo veas triste o inusualmente quieto.

Si un gato está tranquilo los maullidos serán bastante cortos y de tono más agudo, lo verás sereno y con ganas de que lo acaricies, en cambio si está nervioso o se siente molesto, los maullidos tienden a ser mucho más largos y profundos.

Motivos por los que maúlla un gato

El maullido de un gato es tan singular como la voz humana, algunos gatos apenas maúllan, mientras otros lo hacen de manera frecuente.

Otro factor a tomar en cuenta es la raza, porque cada raza tiene un tono de voz diferente; todo un mundo felino que es interesante de conocer y que debes dominar si eres el orgulloso dueño de un gato.

Saludando

A veces cuando apenas ve a su dueño el gato emite un maullido corto, que es como un “¡hola!”, usualmente lo hace cuando llegas a casa luego de la jornada de trabajo o cuando te levantas por la mañana. Este maullido expresa que el gato se siente feliz de verte y quiere que lo levantes en brazos y lo acaricies.

Hambre

Es la causa más común de los maullidos gatunos, aunque a veces es hambre y otras es solo gula por un bocadillo. Probablemente se acompañe este maullido de petición de comida con caminatas insistentes por la cocina.

Soledad

Si has dejado al gato solo durante mucho tiempo, cuando vuelvas lo encontrarás molesto por lo sucedido y te maullará en un tono agudo y largo, para expresar su enfado por haberlo dejado solo durante tanto tiempo.

Apareamiento

A veces los gatos repiten maullidos del mismo tipo, con mucha insistencia y en ciertos casos se trata de una necesidad de apareamiento. Una gatita que esté en celo puede ser que maúlle durante períodos continuos durante días, esto se debe a que así les avisa a los machos que está disponible.

Necesidad de atención

Este tipo de maullido se presenta más frecuentemente en los gatitos que son más pequeños, para expresar cuánto quieren que los acaricien y los mimen.

Espacios sucios

A los gatos les gusta estar en un ambiente limpio, tener su tazón lleno de agua fresca y el recipiente de donde se alimenta sin rastros de comida del día anterior. Lo mismo sucede con la arena, si este espacio para que haga sus necesidades está sucio, se sentirá incomodo y comenzará a maullar para expresar esa inconformidad.

Pidiendo algo

A veces tu gato puede ser muy demandante y pedir cosas todo el tiempo, por lo cual comienza a maullar de manera muy singular para expresar frustración si no obtiene lo que quiere.

La edad

A medida que los gatos van a haciéndose mayores y los años van sumándose, suelen maullar más, algunas veces sin razón aparente; lo cual es símbolo únicamente de que ya está viejito.

Estrés

Si un gato está sufriendo por cambios en su entorno, te lo hará saber mediante maullidos constantes. Por ejemplo, si hay un nuevo miembro de la familia o si ha ocurrido una mudanza, todo le parecerá extraño y se sentirá nervioso y estresado, lo cual hará que maúlle más frecuentemente.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba