¿Por qué bufan los gatos?

Los amantes de los felinos suelen considerar a los gatos domésticos más que mascotas, parte de su familia, es por ello que quieren entenderlos y conocerlos mejor que nadie, para lo cual es necesario comprender todas sus reacciones y conductas. En este artículo te explicaremos por qué bufan los gatos. Para que puedas entender el mensaje que tu felino amigo quiere trasmitir cuando lo hace.

Los Bufidos

Los felinos son animales que manifiestan diversas reacciones, como maullar, ronronear, arañar y más. Suelen ser muy temperamentales y les gusta expresarse claramente. Los bufidos son parte de las múltiples reacciones de los gatos y sus dueños suelen sorprenderse cuando esto sucede.

Un bufido es una especie de resoplido fuerte y sonoro que emiten ciertos animales, tales como los felinos, los caballos, el ganado vacuno y otros. Este sonido suele estar asociado con malestar o enojo y está acompañado de otras expresiones físicas; en el caso de los felinos suele estar acompañado por manifestaciones físicas como arquear su lomo, enseñar sus dientes y adoptar una posición de alerta.

Sin duda, bufar es una señal de que algo no anda bien, ya sea contigo, con alguna situación en su entorno o con su propio cuerpo, el gato bufa para hacer saber que está en modo alerta y no desea que nadie se acerque a él.

Es necesario que comprendas que cuando un gato bufa está enviando una señal de advertencia, por lo que es momento de darle su espacio y esperar para conocer cuáles son los motivos por los que se ha originado el bufido.

Motivos por los que un gato bufa

Si bien el bufido puede interpretarse como una señal de alerta que indica a las personas y otros animales que no deben acercarse, a menos que quieran recibir una mordida o arañazo, las razones que dan origen a la emisión de esta advertencia pueden ser variadas, las más comunes son las siguientes:

Incomodidad

Como mencionamos anteriormente, un gato bufa para emitir una alerta o señal con la finalidad de indicar que necesita su espacio y esto puede estar motivado a que algo le genera incomodidad, inseguridad o simplemente no le gusta.

Los gatos son animales temperamentales y cuando se sienten incómodos lo manifiestan, ya sea que estén molestos, malhumorados o nerviosos, te harán saber que debes alejarte con un bufido.

Modo cazador

Cuando un gato tiene cerca una presa, ya sea un ave, un roedor u otro animal que despierte sus instintos de caza, suele bufar para entrar en modalidad de cazador y amenazar a su objetivo.

Al bufar pretende infundir temor en la presa antes de atacar, sin embargo algunos gatos pueden bufar a sus juguetes cuando representan juegos de cacería.

Marcar territorio

No es un secreto para los amantes de los gatos que estos animales son sumamente territoriales, a los que rara vez les gusta compartir el dominio de su espacio. Esto significa que aunque puedan convivir y dejar que otros humanos o animales compartan su territorio, les gusta sentir que son los dueños.

Para hacer saber que son dueños y señores de su espacio, suelen bufar ante cualquiera que cruce los límites, ya sea humano o animal, el gato marca su territorio y sus pertenencias.

En ocasiones, cuando llegan a un lugar nuevo o es otro el que llega para integrarse a la familia, este comportamiento se exacerba haciendo de los bufidos algo más frecuente e intenso.

Una vez que el gato recupera su seguridad y entiende que aunque deba compartir, nadie le robará su espacio, los bufidos disminuyen y poco a poco desaparecen, solo hasta que vuelva a sentir el dominio de su territorio amenazado.

Dolor o enfermedad

Al igual que cualquier otro ser vivo, estar enfermo o sentir dolor puede generar una actitud negativa, ya sea por el malestar en sí o para indicar que no desea ser tocado o molestado de ninguna forma.

Determinar que tu gato siente dolor o está enfermo requiere de observación, por ejemplo, si por lo general tu felino es dócil y amigable pero no desea que lo cargues o lo toques, puedes asumir que algo no anda bien; lo mismo sucede si notas que cojea o camina extraño.

En este caso, el gato bufa para hacerte saber que no debes acercarte y mucho menos tocarlo o cargarlo, ya que no se siente cómodo y no desea atacarte. Pero si insistes, puedes recibir una advertencia de otro tipo, como una mordida o un arañazo.

Lo mejor que puedes hacer es darle su espacio y acudir al veterinario para que reciba un chequeo completo.

¿Qué hacer si mi gato bufa?

En principio, que tu gato bufe no es en sí mismo una señal de alarma, por lo que no deberás preocuparte de entrada.

Principalmente debes entender el mensaje que tu felino intenta trasmitirte, este mensaje es “Algo me incomoda y no deseo que te acerques”, lo cual debes comprender y respetar, teniendo en cuenta que se trata de una mascota y no de un juguete o un muñeco que puedes manipular a voluntad. Todo ser vivo merece respeto y parte de ello es darle su espacio.

Lo siguiente que debes hacer es observar, para que puedas conocer el motivo o la razón particular del bufido. Si observas atentamente podrás notar si se trata de simple incomodidad, defensa territorial, modo cacería o algo referente a su salud.

Además, es importante que notes si el bufido es constante o es ocasional y si se detiene o permanece a pesar del paso del tiempo. Estos aspectos podrán darte indicios de lo que ha motivado el bufido y lo que debes hacer.

En los casos de incomodidad deberás trabajar en la seguridad de tu felino, mientras que cuando se trata de la defensa territorial y la cacería, es algo normal que desparece por sí solo. Por último, en caso de que se trate de algo relacionado a su salud, deberás cruzar los límites y cargarlo o introducirlo a su jaula para llevarlo al veterinario y que pueda recibir la atención que requiere.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Salir de la versión móvil